Categorías
Monta

Lucha de géneros en el mundo hípico

Es triste cuando en el mundo del deporte empiezan a darse casos de cualquier tipo de discriminación, como la homofobia o el machismo, y realmente uno se pregunta cómo se puede llegar a ensuciarse un ambiente así con estas cuestiones. Pero como es el día a día del mundo real, es normal que en cualquier ámbito de nuestra vida también suceda, si lo pensamos bien.

Porque, para empezar, nadie puede negar la habilidad que las mujeres a caballo tienen para no sólo dominar a los equinos, sino para crear una conexión con ellos bastante especial. No es que los hombres no lo hagan, sin embargo las féminas lo hacen de otra manera, hay quién dice que gracias a su instinto maternal, que las hace poder comunicarse sin palabras mucho mejor que los hombres. Puede que eso también sea algo discriminatorio y sólo basado en habladurías o prejuicios sin sentido; otra opinión más realista se basa en el menor tamaño y peso que por lo general tienen las mujeres en comparación con los hombres, aunque eso derivaría en que un gran ejemplar equino no podría ser dominado con la fuerza y el peso necesario, cuando todos sabemos que hay amazonas totalmente capaces de montar con total comodidad y eficacia las razas de caballos más grandes.. Y, por fin, el mimo que las criadoras tienen al cuidar a sus caballos, parece como si ahí también estuvieran conectados de alguna manera mucho más profunda, aunque de nuevo podríamos estar echando mano de estereotipos infundado.

Pero lo que es totalmente cierto es que, en el mundo de la hípica y equitación, las jockeys y amazonas son mucho menos numerosas que sus homólogos masculinos. Ya conocemos esta situación en el mundo real, cuando hay mucho ámbitos en los que no hay abiertamente una discriminación, pero simplemente las mujeres brillan por su ausencia, por unas razones u otras. Por eso, algunas veces alucino de que estas cosas sólo dejen de pasar en dos lugares: la casa y el porno. ¿No lo has pensado? Resulta que cuando se trata de cualquier labor de la casa, las mujeres siempre son las primeras a las que se hace referencia, de ahí el término «ama de casa»; y cuando se trata de pornografía, en cada video o pelicula xxx hay un montón de tias buenas para recibir buenas folladas de tipos que lo mismo ni le llegan a la suela de los talones… pero ahí están, para dar mucho placer a un número mucho más reducido de maromos. Ah, pero no lo dudes, las reinas en ambos lugares, no hay lugar a dudas…

Aunque volviendo al mundo de los caballos, que es lo que en realidad nos interesa, está clara la escasez de mujeres que compiten a nivel profesional en cualquier tipo de monta. Lo curioso es que a las escuelas de hípica llegan muchas más chicas que chicos, y parece ser que el rendimiento sobre el caballo no tiene nada que ver con el género; es decir, un buen jinete es un buen jinete no por ser hombre o mujer, y lo será siempre porque depende de otros factores. Entonces, claramente el problema se encuentra al acceder al mundo profesional, ya que parece que los espónsores les son mucho más favorables a los varones que a las hembras. No me extraña que sea así, la verdad, lo que se me escapa es la razón; sin embargo, al no ser capaz de dislumbrarla, sólo dejaré aquí este dato.

De cualquier forma, parece que la batalla de los sexos es algo inherente al ser humano desde el principio de los tiempos, y que somos capaces de aplicarla a cualquier actividad que realicemos. Así que ya que este es así, sólo desear que disfrutemos de los caballos tanto como podamos.

Categorías
Historia

El desarrollo de la hípica

La equitación evolucionó, necesariamente, como el arte de montar con el máximo discernimiento y un mínimo de interferencia con el caballo . Hasta el siglo XX, montar a caballo era un monopolio de la caballería, de los vaqueros y otros cuyo trabajo requería montar a caballo, y de los ricos, que cabalgaban por deporte. Aunque la caza y el polo tienden a seguir siendo deportes de los ricos y el papel del caballo en la batalla ha terminado, ahora se le da un valor especial a las exhibiciones de caballos de alto nivel, en las cuales el evento más popular es, sin duda, el salto con espectáculo . La equitación ha seguido siendo un activo social valioso y un símbolo de prestigio., pero la apertura de muchos nuevos clubes de equitación y establos ha hecho que sean accesibles para un segmento mucho más grande de la población.

Las carreras a caballo probablemente se originaron poco después de que los humanos dominaran por primera vez al caballo. En el siglo VII A.C. , se realizaron juegos organizados en Olympia. Los romanos celebraban reuniones de carrera, y en los torneos medievales de Europa, las justas y las ferias de caballos eran eventos frecuentes y populares. Jugado en Persia durante siglos, el polo fue traído a Inglaterra desde la India alrededor de 1870. En América del Norte , la equitación en el rancho occidental produjo el rodeo. Las asociaciones de caballos y los clubes de ponis son hoy el pilar del deporte equino. Han mejorado los estándares de instrucción de monta y las actividades competitivas de doma clásica, pruebas de caza y de saltos.

Los espectáculos de caballos son una institución popular que evolucionó de las secciones de caballos de las ferias agrícolas. Originalmente eran exhibiciones informales destinadas a atraer compradores y fomentar la mejora de cada tipo de caballo. Ahora están organizados y dirigidos por comités de expertos y por asociaciones que hacen cumplir normas uniformes, nombran jueces, resuelven disputas, mantienen registros y difunden información. Los concursos de equitación incluidos en el programa se han vuelto cada vez más importantes.

La FEI (Federación Equina Internacional) organiza y controla los eventos ecuestres en el Juegos Olímpicos. Incluido en cada Olimpiada desde los Juegos en Estocolmo en 1912 (los eventos ecuestres también se llevaron a cabo en 1900), estos eventos son la ocasión para una fuerte rivalidad y evocan altos estándares de equitación. Ellos comprenden un Gran Premio de doma, un evento de tres días , y un Gran Premio de salto, todos abiertos al equipo y la competencia individual.

Categorías
Origenes

La relación entre el hombre y el caballo

Si bien se cita comúnmente que el caballo fue domesticado por primera vez en Eurasia alrededor de 3,000-4,000 AC, los científicos aún no pueden decir con mucha precisión o certeza cuándo, dónde y cómo comenzó la cría de caballos. Inspirados por algunas nuevas técnicas importantes y hallazgos importantes, los equipos de investigación de todo el mundo han repensado todo el conjunto de pruebas relacionadas con la domesticación temprana del caballo. 

Para el caballo, actualmente existe un acuerdo general sobre la progresión del proceso de domesticación. Se sabe que los caballos salvajes fueron cazados por carne y huesos para fabricar herramientas desde hace 130,000 años. Las primeras culturas se mantuvieron cerca de las poblaciones de caballos y llegaron a depender de la carne de caballo como fuente principal de alimento. El estilo general de matar caballos salvajes para carne implicaba conducir grupos por los acantilados. Después de un par de miles de años de esto, la primera etapa de domesticación del caballo implicó el pastoreo y la cría de algunos caballos salvajes, primero como un útil suministro de carne. El siguiente paso habría sido domesticar a los animales salvajes capturados para montarlos o trabajar. Algunos científicos sugieren que los potros huérfanos por la matanza de sus presas habrían estado lógicamente disponibles y fácilmente domesticados.

El siguiente paso habría sido mantener a los caballos mansos como animales reproductores, cuya descendencia sería la primera generación de ganado doméstico. Hay evidencia de que en la fase inicial de la domesticación, cuando las culturas comenzaron a mantener y criar caballos en lugar de domar a los nuevos, los potros machos se usaron para la carne antes de alcanzar la madurez y solo las yeguas se criaron y se mantuvieron como animales reproductores y para cría.

Si bien es posible que aún no se conozca dónde se realizó la primera domesticación, una cosa sí se sabe con certeza: parece que la idea de usar caballos para el transporte fue una buena idea que se impuso rápidamente. Durante un período de menos de 1,000 años durante el segundo y tercer milenio antes de Cristo, que es un tiempo bastante corto para los estándares antiguos, el uso de caballos para montar y conducir se extendió por todas partes. La evidencia es muy clara de que en ese momento los caballos estaban siendo utilizados para el transporte en Asia, Europa oriental y occidental, y China.

Otra cuestión sobre la progresión de los usos de los caballos domésticos se refiere a qué trabajo hicieron primero; esto, por supuesto, podría haber variado dependiendo de la cultura o región particular del mundo. Probablemente, el primer uso de caballos para otros que no sea carne, leche y herramientas fue como animales de carga. Hay evidencia de que las primeras culturas nómadas usaban caballos para llevar su equipo de un lugar a otro. Pero entonces, ¿qué vino después, montar o tirar? Un fascinante proyecto de investigación actual tiene como objetivo tratar de descubrir cómo saber si los caballos fueron montados en la antigüedad, basándose en los cambios anatómicos resultantes de la equitación.